sábado, 17 de noviembre de 2018

Concurso Infancia Misionera

“Con Jesús a Belén… ¡Qué buena noticia!”

Participa en el concurso de infancia misionera creando tu propia revista, ¡haz que saquen el director que llevan dentro!
Podrán participar niños de educación primaria, en equipos de 2 a 6 personas, de todas las diócesis españolas. Cada concursante en función de su edad, concursará en las siguientes categorías:
  •  Categoría A para niños de 1º a 3º de primaria
  • Categoría B para niños de 4ºa 6º de primaria

¿Quieres saber más? clic aquí


domingo, 7 de octubre de 2018

Nuevo vídeo del Domund 2018: “Una historia de muchas historias”


El vídeo del Domund 2018 muestra la labor de los misioneros y busca apoyar a los 12000 misioneros españoles para que sigan cambiando el mundo.
Un año más, Obras Misionales Pontificias lanza el vídeo institucional del Domund, que abandera la campaña de apoyo a los misioneros en la Iglesia española.
Este año pone en escena el caso de un misionero español real que consigue cambiar la historia de muchas personas con el Evangelio. Estas, a su vez, transformarán la vida de los que les rodean. Es una muestra de que el cambio del mundo es posible. Este misionero es un ejemplo que representa a todos los misioneros del mundo, en especial a los 12.000 misioneros españoles.
En el vídeo se nos presentan varias historias reales de personas que han visto transformadas sus vidas gracias al encuentro con el misionero Patricio Larrosa. Los protagonistas del vídeo Domund 2018 son la muestra viva de que el anuncio del Evangelio que hacen los misioneros es capaz de transformar vidas, y dar futuro y esperanza a un pueblo.

“Una historia de muchas historias
Patricio Larrosa. Es misionero en Honduras desde 1992. Nacido en una familia de campesinos en Huéneja (Granada), fue enviado como misionero a Honduras, donde se encontró una situación muy grande de pobreza, tanto material como espiritual. Movido por el Evangelio se propuso cambiar las cosas, con la ayuda de los propios pobres. El misionero no está en el vídeo. Aunque es el gran protagonista, él no aparece. Los protagonistas son Marlon, Chilo y Patricia que narran en primera persona como ha cambiado sus vidas tras el encuentro con el misionero y recibir el anuncio del Evangelio.
Para facilitar la presentación de este vídeo a los niños y jóvenes, Obras Misionales Pontificias ofrece un guión pedagógico, para mostrarles el trabajo de los misioneros, e implicarles en la labor misionera de la Iglesia. Se puede descargar aquí: https://www.omp.es/wp-content/uploads/2018/10/GuionvideoDOMUND2018.pdf

 https://www.youtube.com/watch?v=v1YdQZN7SU4&t=3s

viernes, 7 de septiembre de 2018


Hoy ha muerto en Madrid el director nacional de Obras Misionales Pontificias, Anastasio Gil García, tras casi un año de enfermedad. Ha fallecido acompañado de su familia, y tras recibir los santos sacramentos. Sus restos mortales se velarán en el tanatorio M30 Madrid. Recibirá sepultura en el cementerio de Veganzones (Segovia), su pueblo natal.


07/09/2018
Anastasio Gil García nació el 11 de enero de 1946 en Veganzones (Segovia). Fue ordenado sacerdote con 24 años en la diócesis de Segovia, aunque en 1983 se incardinó en la diócesis de Madrid. Licenciado en Teología por la Universidad de Comillas en 1970, completó sus estudios con una diplomatura en Psicología Educativa en 1972, y con un doctorado en Teología por la Universidad de Navarra en 1981. Su primera ocupación pastoral fue como capellán y profesor de religión en el Colegio Montealto de Madrid -durante 20 años-, lo que compaginó con su trabajo de profesor de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. En ese tiempo fue también coadjutor en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Algete. En 1987 fue nombrado delegado de Catequesis de Alcalá de Henares, que por aquel entonces era una vicaría de la archidiócesis de Madrid, y pasó posteriormente a ser diócesis, con él mismo al frente de su Delegación Episcopal de Catequesis.
En 1988 fue nombrado subdirector del Secretariado Nacional de Catequesis de la Conferencia Episcopal, servicio que desarrolló hasta que en 1999 dio el salto al mundo misionero. En este periodo de tiempo continuó con su labor docente, como profesor de Teología y Didáctica de la Religión en la Escuela Universitaria "Fomento Centros de Enseñanza", y de Pedagogía Catequética en la Facultad de Teología San Dámaso. En el ámbito pastoral, fue miembro del equipo presbiteral de la parroquia San Jorge de Madrid, y perteneció al Consejo de Redacción de la revista Actualidad Catequética.
En 1999 fue nombrado director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, y dejó el ámbito de la catequesis para entregarse en cuerpo y alma a las misiones. En 2001 asumió la subdirección nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), con monseñor Francisco Pérez González al frente de esta entidad. En 2011 fue nombrado director nacional de la institución pontificia, cargo que en el que fue confirmado en 2016, y que ha desempeñado hasta el final de sus días, compaginado con sus funciones en el Secretariado de la Comisión de Misiones de la Conferencia Episcopal Española (CEE).
Entre 2006 y 2011 dirigió el Fondo Nueva Evangelización de la CEE; desde 2011, la cátedra de Misionología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, y desde 2008 era vicepresidente de la ONG Misión América. En el ámbito internacional, se contó con su experiencia en diversas instituciones misioneras dependientes de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos en Roma. Por otra parte, a lo largo de su trayectoria publicó numerosos libros y artículos de temática catequética, pedagógica y, por supuesto, misionera.
Su esfuerzo y dedicación han contribuido decisivamente a renovar e impulsar la animación misionera en España. Ha visitado en numerosas ocasiones las 69 Delegaciones Diocesanas de Misiones, apostando por una labor de concienciación misionera realizada en comunión eclesial. Para esta tarea de animación, Anastasio Gil no contó solo con todos los delegados de Misiones, sino que supo aglutinar también a todas las instituciones y servicios misioneros de la Iglesia católica en nuestro país. En las Asambleas de OMP en Roma era un ejemplo de trabajo bien hecho para todas las OMP del mundo. Aunque él nunca estuvo como misionero en los territorios de misión, ha entregado su vida por amor a la evangelización y al trabajo de los misioneros en toda la Tierra.



lunes, 23 de julio de 2018

SEMANA DE MISIONOLOGIA DE BURGOS


La 71 Semana Española de Misionología ha tenido lugar del 2 al 5 de julio en Burgos. Ante los cerca de 170 asistentes, grandes expertos de la comunicación de diferentes ámbitos han compartido sus reflexiones sobre "Misión y Redes". 
Participantes de estas jornadas


En esta Semana se han conseguido cerca de seis millones de impresiones en Twitter, todo ha sido retransmitido por streaming, y se han multiplicado por cinco las visitas en el perfil de Facebook. 
La Semana terminó con las conferencias de Jesús Colina, periodista fundador de Aleteia.org, y de monseñor Ginés García Beltrán, obispo de Getafe y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social.
Delegaciones de Misiones de Extremadura

"Los móviles podrían quedar obsoletos en 2025", "En 2045 las personas podrán convertirse en
cyborgs". Son algunas de las pinceladas de futuro que ha esbozado Jesús Colina en su  primera conferencia. Ante esta realidad, la Iglesia tiene que estar preparada, ya que, según ha defendido, la situación creada por internet y las redes sociales es una gran oportunidad para la Iglesia.


Monseñor Fidel Herráez, arzobispo de Burgos y monseñor Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones,  cerraron la Semana, e invitaron a los asistentes a seguir adelante con valentía, y a aplicar todo lo aprendido en esta semana de formación misionera.
Procedente de  OMPress

martes, 29 de mayo de 2018

El Papa Francisco presenta la Obras Misionales Pontificias a través de un vídeo mensaje


“Queridos hermanos y hermanas; con este breve mensaje quiero presentaros una realidad importante para la misión de la Iglesia, pero poco conocida: las Obras Misionales Pontificias.
Desde los primeros tiempos, el sostenimiento mutuo entre las Iglesias locales, comprometidas en anunciar y testimoniar el Evangelio, ha sido un signo de la Iglesia universal. De hecho, la misión, animada por el Espíritu del Señor Resucitado, amplía los espacios de la fe y de la caridad hasta los extremos confines de la tierra.
En el siglo XIX, el anuncio de Cristo recibió un nuevo impulso con la fundación de las Obras Misionales, con el propósito específico de orar y actuar de modo concreto para sostener la evangelización en los nuevos territorios. Estas Obras fueron reconocidas como Pontificias por el Papa Pío XI, quien, de esta forma, quería subrayar cómo la misión de la Iglesia hacia todos los pueblos está muy en el corazón del Sucesor de Pedro. ¡Y así sigue siendo! Las Obras Misionales Pontificias continúan hoy en día este importante servicio que comenzó hace casi 200 años. Están presentes en 120 países con directores nacionales, coordinados por secretarías internacionales de la Santa Sede.
¿Por qué son importantes las Obras Misionales Pontificias? Son importantes, sobre todo, porque debemos orar por los misioneros y las misioneras, por la acción evangelizadora de la Iglesia. La oración es la primera ‘obra misional’ – ¡la primera! – que todo cristiano puede y debe hacer, y es también la más eficaz, aunque esto no se pueda medir. De hecho, el principal agente de la evangelización es el Espíritu Santo, y nosotros estamos llamados a colaborar con Él. Además, estas Obras garantizan, en nombre del Papa, una distribución equitativa de las ayudas, de manera que todas las iglesias del mundo tengan un mínimo de asistencia para la evangelización, para los sacramentos, para los propios sacerdotes, los seminarios, para el trabajo pastoral, para los catequistas. Sostenimiento a los misioneros que evangelizan, y sostenimiento, sobre todo, con la oración, para que el Espíritu Santo esté presente. Es Él quien lleva adelante la evangelización.
Por eso, animo a todos a colaborar en nuestra común tarea de anunciar el Evangelio y sostener a las jóvenes Iglesias gracias a la labor de estas Obras Misionales. Haciendo así, en todos los pueblos, la Iglesia sigue abriéndose a todos y proclamando con alegría la Buena Noticia de Jesucristo, Salvador del mundo.
¡Gracias a todos de corazón!”.